Saltar al contenido

Quinoa: una mirada Científica

Mucho se habla en estos días de la Quinoa y su condición de superalimento. ¿Pero qué hay realmente de cierto en ello? Estudiamos en profundidad dos Papers Científicos (1 – 2) y aquí te resumimos lo más importante para ti:

La quinua representa un pseudo cereal, es reconocida como uno de los alimentos más saludables del mundo debido a su alto valor nutricional junto con su potencial para generar diversos beneficios para la salud. 

Siendo una buena fuente de proteína completa (contiene los nueve aminoácidos esenciales), ácidos grasos insaturados, minerales, vitaminas, fibra y antioxidantes, se considera como «superalimento«. La quinua también ayuda a reducir el riesgo.de varias enfermedades como enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer, presión arterial alta, obesidad y también es una buena opción para personas alérgicas a ciertos grupos de alimentos. Su bio-diversidad y su capacidad de mantenerse en condiciones climáticas adversas lo convierten en un cultivo ideal para cultivar en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo como Asia y África, donde la producción de alimentos se ve amenazada por cambios climáticos.

Sin dudas, la quinoa es el alimento que por excelencia puede combatir y ganar la batalla de hambre y desnutrición en el mundo

World Scientific News

En el mundo actual, la seguridad alimentaria y la buena salud se han convertido en uno de los principales problemas en todos los países, especialmente los países en desarrollo. Debido al cambio continuo en nuestros ecosistemas, crecimiento de la población y cambios climáticos, existe una presión en constante aumento por producir alimentos sanos para toda la población mundial. Estamos en una Era en la cual aproximadamente 1 de cada 8 personas ya sufren algún problema de mala nutrición crónica: ya sea desnutrición, obesidad, diabetes.

Anteriormente, se creían que muchas enfermedades eran causadas por la mutación genética, pero desde que descifró el genoma humano (2008), ahora se sabe que las enfermedades son causadas primordialmente por los alimentos que comemos y estilo de vida que llevamos.

Desde épocas ancestrales, las civilizaciones del mundo siempre han seguido dietas gano-dependientes. Para entender la importancia de este patrón milenario, hay que saber que los alimentos a base de cereales proporcionan 50-70 por ciento de energía que el humano necesita todos los días. Además, son materia prima para transformación y producción de otros alimentos elaborados/procesados.

Desde la década de los 90, la presión por aumentar el ritmo de producción alimentaria para satisfacer una demanda creciente e intereses económicos, llevó a nuevas prácticas que resultaron en la utilización excesiva de fertilizantes y mutación de semillas para asegurar que los cultivos evolucionen de forma controlada. Todo esto tuvo un impacto negativo en la propagación de enfermedades.

Hoy en día, el público de poder adquisitivo mediano a alto procura consumir alimentos con etiquetas Non GMO, es decir libre de cualquier modificación genética. Es decir, se volvió un paso atrás. Y además, también se buscan etiquetas de «orgánicos«, lo cual promete que no se utilizaron fertilizantes o agro-químicos durante el proceso de producción.

Campo de Quinoa

Por sus propiedades inherentes de tipo de cultivo, la quinua es uno de los alimentos que está ganando popularidad día a día. Resulta que sus condiciones genéticas permiten que el cultivo crezca en terrenos con condiciones climáticas adversas y a su vez que requieran poco cuidado por parte del hombre. Siendo así, un alimento saludable, plenamente orgánico y sano.

A tal punto que en los últimos 10 años los productos a base de quinoa, y quinoa per-sé, han ganado presencia en los pasillos de supermercados y restaurantes. La incorporación de la quinua en nuestra dieta no solo nos asegura un alimento sano sino que también aumenta el valor nutritivo y también reduce el riesgo de varias enfermedades como ya explicamos. Y al no contener gluten, la hace extensible a cualquier paciente celíaco.

El único factor desfavorable asociado con la quinua es la presencia de saponina, sustancia natural en la quinoa, que según el FAO (Organicación de Naciones Unidas para la Alimetación y la Agricultura) el principal efecto radica en afectar el nivel de colesterol en el hígado y la sangre. No obstante, la saponina se puede eliminar pre-lavando la quinoa y luego cocinandola. De hecho, hay muchas marcas que ya ofrecen la quinoa envasada y pre-lavada.

En síntesis, la quínoa es todo lo que necesitas para mantenerte bien alimentado, nutrido y sano.

¡Aprende a preparar platillos sanos y divertidos!